Eficiencia Energética

Con una mayor eficiencia energética en el hogar conseguirás reducir costes y contribuirás a disminuir las emisiones de CO2. Descubre qué medidas puedes tomar para mejorar la eficiencia en el consumo de energía doméstico.

Con una mayor eficiencia energética en el hogar conseguirás reducir costes y contribuirás a disminuir las emisiones de CO2. Descubre qué medidas puedes tomar para mejorar la eficiencia en el consumo de energía doméstico.

¿Sabías que, según el Estudio de Eficiencia Energética en el Hogar llevado a cabo por Gas Natural Fenosa, podríamos ahorrar hasta un 23,2% más en el consumo de energía? Pero, normalmente, solo nos acordamos de la eficiencia en el hogar cuando tenemos que obtener el certificado energético correspondiente.

No obstante, es un asunto en el que debemos fijarnos diariamente con el objetivo de disminuir el consumo, pero manteniendo nuestra calidad de vida al mismo tiempo que protegemos el medio ambiente a través de un uso sostenible de la energía. Todo ello redundará, también, en el ahorro en las facturas.

Hoy vamos a descubrir cómo mejorar la eficiencia energética de nuestras casas a través de sencillos gestos que estarán contribuyendo a fomentar un consumo responsable.

10 consejos para aumentar la eficiencia energética de tu vivienda
Como verás a continuación, las recomendaciones para lograr un consumo doméstico más eficiente suponen muy poco, ¡y te pueden aportar mucho!

#1. Revisa las ventanas

Una de las mayores fuentes de pérdida de calor son las ventanas. Revisa que la carpintería esté en condiciones óptimas o coloca una con aislamiento térmico. Es recomendable, asimismo, instalar doble cristal para disminuir la necesidad de calefacción en las habitaciones.

#2. Coloca bombillas de bajo consumo

Las bombillas incandescentes pierden energía en forma de calor. Si las cambias por otras de bajo consumo conseguirás reducir el gasto energético de forma considerable.

#3. Realiza el mantenimiento a tu caldera

Sobre todo si la caldera es antigua, es fundamental que la revises periódicamente y, en el momento en el que sea posible, la sustituyas por una más eficiente; disminuirás tu consumo y mejorarás la eficiencia energética de tu hogar.

#4. Utiliza eficientemente la calefacción

Permite que, durante los días de invierno, entre en casa la mayor cantidad de luz natural posible. Deja las persianas levantadas cuando haga sol y ciérralas cuando se haga de noche.

También las cortinas. Así podrás reducir la pérdida de calor acumulado durante el día.

#5. Vigila tus hábitos diarios

La iluminación supone un gasto importante en la vivienda, por eso, además de colocar las bombillas de bajo consumo, debes tener cuidado con no dejar las luces encendidas y aprovechar la luz del sol siempre que puedas.

Recuerda que los electrodomésticos en standby también están consumiendo. Debes apagarlos completamente.

Pon la lavadora y el lavavajillas siempre llenos.

#6. Hazte con electrodomésticos eficientes

Conforme toque cambiar los electrodomésticos de casa deberás sustituirlos por otros de serie A en adelante, ya que son los más eficientes energéticamente y van a permitirte realizar un consumo sostenible y ahorrar considerablemente en tus facturas de electricidad.

#7. Coloca ventiladores de techo

Una forma de enfriar tu casa en verano sin disparar el gasto energético en la vivienda es a través de la colocación de ventiladores de techo en lugar de un aparato de aire acondicionado.

Quizá el aire del ventilador de techo no sea tan fresquito, pero es muy eficaz dispersando el calor, y las corrientes que crean pueden bajar la sensación térmica hasta cuatro grados.

#8. Mejora la red de calefacción y agua caliente

Es importante que aísles las tuberías de la red de distribución de calefacción y agua caliente. También puedes colocar válvulas termostáticas en los radiadores, lo que contribuye a evitar pérdidas de calor y hace que la instalación sea más eficiente.

Recuerda la importancia de contar con un termostato para que regule la calefacción a una temperatura adecuada; con 21ºC es suficiente para disfrutar de una sensación agradable en la vivienda sin pasar frío ni derrochar energía.

#9. Reduce las pérdidas o ganancias de energía

Mejorando la envolvente térmica de tu casa lograrás disminuir las ganancias o pérdidas de energía.

Durante el verano no entrará tanto calor desde el exterior y en invierno evitarás que el que se ha generado dentro se pierda hacia fuera, por lo que descenderá la necesidad energética de uso de la calefacción y de refrigeración.

#10. Cuida la ventilación de la vivienda

Es importante que ventiles adecuadamente tu casa para que el aire interior esté renovado y sea de calidad. Lo más recomendable es realizar una ventilación cruzada, durante unos 10 minutos, por la mañana. Con eso, más que suficiente.

En verano, o en zonas de mucho calor, mejor por la noche; así se refrescará el interior de la vivienda dejando salir el calor que se pueda haber acumulado durante el día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *