Parte del agua que llega a los hogares para consumo doméstico se pierde a través de fugas, roturas o averías.

Parte del agua que llega a los hogares para consumo doméstico se pierde a través de fugas, roturas o averías. Para evitar estas pérdidas y favorecer el ahorro de agua, Reparalia ofrece una serie de consejos para detectar cualquier incidencia en la instalación. Cómo detectar la fuga Si se considera que la vivienda sufre alguna fuga, se cierran todos los grifos de casa y si el contador siguiera girando, se llama a un profesional para que detecte la avería. Para conocer donde se encuentra la fuga, cerrando la llave de paso principal, se podrá saber si se halla entre ésta y el contador o en otra zona de la vivienda. Para detectar si existe alguna pérdida de agua, se revisa la factura y se comprueba si el consumo se ha incrementado de forma imprevista. Alerta y previsión Una pequeña fuga en la cisterna puede gastar unos 2.000 litros de agua al año, pero a diferencia de un grifo que gotea, ésta resulta más difícil de detectar. Un tradicional truco para estas averías consiste en depositar algún tipo de colorante en la cisterna y si percibimos rastro del mismo en la taza, es señal de que existe una filtración. Es aconsejable una revisión periódica de las tuberías, el fregadero y otras instalaciones de fontanería para comprobar la existencia de fugas, al menos una vez al año. En el caso de electrodomésticos como los congeladores, lavavajillas, calentadores y lavadoras, estos tienen casquillos de caucho o arandelas que se debilitan con el tiempo. Habrá que comprobarlos y volver a colocarlos. Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2092265/0/dia-mundial-agua/perdidas-agua/hogar/#xtor=AD-15&xts=467263

Parte del agua que llega a los hogares para consumo doméstico se pierde a través de fugas, roturas o averías. Para evitar estas pérdidas y favorecer el ahorro de agua, Reparalia ofrece una serie de consejos para detectar cualquier incidencia en la instalación. Cómo detectar la fuga Si se considera que la vivienda sufre alguna fuga, se cierran todos los grifos de casa y si el contador siguiera girando, se llama a un profesional para que detecte la avería. Para conocer donde se encuentra la fuga, cerrando la llave de paso principal, se podrá saber si se halla entre ésta y el contador o en otra zona de la vivienda. Para detectar si existe alguna pérdida de agua, se revisa la factura y se comprueba si el consumo se ha incrementado de forma imprevista. Alerta y previsión Una pequeña fuga en la cisterna puede gastar unos 2.000 litros de agua al año, pero a diferencia de un grifo que gotea, ésta resulta más difícil de detectar. Un tradicional truco para estas averías consiste en depositar algún tipo de colorante en la cisterna y si percibimos rastro del mismo en la taza, es señal de que existe una filtración. Es aconsejable una revisión periódica de las tuberías, el fregadero y otras instalaciones de fontanería para comprobar la existencia de fugas, al menos una vez al año. En el caso de electrodomésticos como los congeladores, lavavajillas, calentadores y lavadoras, estos tienen casquillos de caucho o arandelas que se debilitan con el tiempo. Habrá que comprobarlos y volver a colocarlos.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2092265/0/dia-mundial-agua/perdidas-agua/hogar/#xtor=AD-15&xts=467263

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *